¿Cómo Aguantar Más La Eyaculación?

Para aquellos hombres o parejas que no han pasado por este problema, puede resultar difícil dimensionar correctamente cuán importante es hallar respuesta a la pregunta cómo aguantar más la eyaculación, o como se dice habitualmente cómo durar más en la cama.

¿Cuál es el problema realmente? ¿Es muy frecuente? ¿Tiene solución? ¿Es posible intentar con éxito algunas estrategias que constituyan soluciones reales al problema de eyaculación precoz?

Conoce la guía definitiva para Durar 30 Minutos en la cama haciendo clic aquí

Lo primero que me gustaría hacer es calmar un poco tu ansiedad en relación al tema; no porque no sea legítimo tenerla (si esto te pasa, tú y tu pareja pueden concederse el derecho de estar inquietos y hasta un poco temerosos al principio) sino porque estamos hablando de un problema que se origina en causas diversas y por lo tanto tiene varios caminos de tratamiento entre los cuales se puede optar para abordar con éxito el objetivo que te propones: cómo retrasar la eyaculación.

Técnicamente hablando, se trata de una de las disfunciones más comunes en la vida sexual cuyo nombre más difundido en círculos terapéuticos es simplemente eyaculación precoz. Se estima que el 30% de los hombres sufren de eyaculación precoz en algún momento de su vida, lo que puede causar problemas significativos si no se admite con franqueza y se aborda correctamente.

Entonces, ¿que se puede hacer?

Una eyaculación puede considerarse prematura o precoz cuando ocurre entre 30 segundos a 4 minutos en el sexo, pero todo varía en función de las diferentes culturas, países y costumbres. Para aportar una pauta estándar –por decirlo de algún modo-, tendrás que comenzar a preocuparte en cómo retrasar la eyaculación si con frecuencia te sucede que  cualquier acto sexual dura menos de 2 minutos. Insisto: si sucede con frecuencia, si hablamos de un ritmo apenas ocasional no hay de qué preocuparse tanto.

Ahora bien, es momento de enfocarnos de lleno en nuestro tema, es decir compartir respuestas al problema de cómo retrasar la eyaculación. Lo primero a señalar es que todo depende de las causas, las cuales, es más que aconsejable pudieras discutir con un especialista o terapeuta, que te genere suficiente confianza y consiga delinear junto contigo y tu pareja (si la tienes) si hablamos de causas psicológicas o anímicas, de causas orgánicas o una mezcla de ambas cosas, situación que suele ser la más frecuente.

La buena noticia es que hallarás sin duda cómo retrasar la eyaculación, pues por ejemplo para comenzar, existen las llamadas técnicas conductuales que pueden ayudar a retrasar el orgasmo. Estos incluyen el método conocido comúnmente como start-and-stop (que es comenzar y detenerte a fuerza de voluntad) y la técnica de apretar la musculatura en momentos y sitios correctos. Es un poco complejo relatarte con detalle en qué consisten estas técnicas, especialmente porque no quisiera correr el riesgo de que las intentes sin ayuda profesional. No es que vayas a perjudicarte, sino quizá existen soluciones más simples y a más corto plazo que puedas intentar.

De hecho, una vez que especialista y paciente (con o sin su pareja) delimitan bien causas y alcances de cada situación, sucede que para abordar el problema de cómo retrasar la eyaculación el profesional recomienda una combinación de estas técnicas junto con el asesoramiento sexual y –en algunos casos muy puntuales – algún medicamento que puede ir desde una crema anestésica específica hasta algo que ayude a controlar la ansiedad, es decir que colabore con el simple hecho de que se tome el tratamiento con más calma y perseverancia.

Por otra parte, existen algunos tratamientos más populares o “caseros” por decirlo de algún modo, que según relatan muchos hombres, suelen ser efectivos en el intento de cómo retrasar la eyaculación. Entre ellos, uno que se puede practicar tanto en la intimidad como en confianza junto con la pareja; es la de de una masturbación controlada. En palabras sencillas es comenzar a masturbarse y detenerse voluntariamente; este ejercicio debe comenzar a practicarse y ese “detenerse” hay que ir llevándolo cada vez más cerca de la cercanía del clímax.

A no desalentarse: las primeras veces se logrará y alguna vez -o más que alguna vez- no se logrará. Esto es normal, pues la idea es precisamente ejercitarse paulatinamente en el contexto de un proceso de control y mayor conocimiento del propio cuerpo y de uno mismo.

En ese sentido, para finalizar, enfatizo una vez más en un punto que mencioné antes y no es un tema menor: además del consejo profesional, el control de la ansiedad y contar con la comprensión de la pareja, la clave para enfrentar este trastorno y hallar los caminos para aprender cómo retrasar la eyaculación es sin duda una sola: perseverar, perseverar y perseverar.

Y recuerda, sí puedes hacer algo al respecto. No te quedes de brazos cruzados y dale un vistazo a la guía que te ayudará a durar 30 min en la cama. Haz clic aquí